The life of an Erasmus student in Toledo. Luca

MI EXPERIENCIA ERASMUS – PLACEMENT

Sin duda una de las experiencias más intensas que se puede vivir en la universidad es la de irse de Erasmus. Es una oportunidad que sirve para aprender, tanto sobre la vida laboral como sobre la vida cotidiana, y por supuesto también para divertirte.

Intentaré englobar mi experiencia Erasmus en pocas líneas, aunque sea casi imposible por la cantidad de cosas que hay que contar.

Os voy a contar un secreto: al principio tenía un miedo increíble! Solo imaginar que iba a pasar 4 meses en otro país, sin conocer a nadie, empezando todo desde cero me daba mucho miedo, pero la curiosidad y la gana de sentirme libre, independiente, intentando superar los retos que supone vivir en país extranjero, aplacó todo.

La beca Erasmus llegó gracias a la Universidad donde estudio, y cuando tuve la posibilidad de elegir entre todos los posibles países a los que podía marcharme, elegí España sin siquiera pensarlo mucho.

Tengo una relación muy especial con España, que se desarrolló desde que empecé a estudiar esta lengua tan especial y rica como es el Castellano.

La suerte me hizo llegar a Toledo, ciudad que se encuentra en el corazón de España, capital de la comunidad autónoma de Castilla La-Mancha, y a escasos kilómetros de Madrid.

Cuando llegué a Toledo, el 4 de Junio, enseguida me dí cuenta del tipo de ciudad peculiar que es: ciudad histórica, situada sobre un alto peñón rodeado por el río Tajo, conocida por su acero y también llamada “ciudad de las tres culturas” por haber estado poblada durante siglos por cristianos, judíos y musulmanes.

Este año coincidí con el cuarto centenario de la muerte del pintor “El Greco”, que dio la posibilidad a todos de acercarse a la exposición de obras de Doménikos Theotokópoulos, junto a un programa de actividades culturales que permitieron descubrir su extraordinaria pintura.

Antes de partir, ya había encontrado una agencia de traducción e interpretación y escuela de idioma llamada “Verbálika”, donde tuve la posibilidad de trabajar de práctica mejorando no solo mis conocimientos, sino también mis capacidades lingüísticas a través de traducciones juradas y clases de inglés (por la primera vez como profesor), estando rodeado de un entorno familiar y a la vez profesional.

En particular, dar clases de apoyo de inglés ha sido una novedad para mi, me ayudó a desarrollar algunas competencias que me hacían falta, como la de hablar en frente de un público, organizar y gestionar el trabajo, crear un ambiente de trabajo ideal, todas habilidades que requieren mucho tiempo y esfuerzos pero que se te devuelven una vez que ves una sonrisa en las caras de tus alumnos cuando consiguen acabar un ejercicio essaywritingstar sin errores.

En general la experiencia ha sido muy positiva, con momentos en que realmente te das cuenta de que vives en un entorno multicultural, conociendo a gente de diferentes países, con distintas culturas, distintas historias, y distinto pensamiento. Pero la verdad es que a veces habrá momentos en que echarás de menos tu entorno familiar, es normal, y todo está en ayudarse recíprocamente con tus amigos así que puedas superar ese momento más sencillamente y más rápidamente.

Os he contado lo que considero más importante sobre esta experiencia Erasmus, y
para quienquiera esté planeando irse de Erasmus, quiero dar un consejo: No dejéis que nada ni nadie os impida iros, porque renunciar a vivir una experiencia tan enriquecedora e inolvidable como esta será una de las cosas de la que más os arrepentiréis a lo largo de vuestra vida.

¡Hasta pronto España!

Luca.
IMG-20140925-WA0000